Secadores “gourmet”

0

El cuidado de tu aspecto personal dice mucho de ti. Se pone especial cuidado en la cara, el cabello, la manera de vestir… es tu mejor carta de presentación.

Pero seguro que te has preguntado alguna vez, ¿Por qué no queda igual mi cabello en casa y cuando voy a la peluquería sale impecable y bien peinado? Es muy sencillo, tu secador no reúne las características necesarias para tu tipo de cabello, seguramente tendrá menos potencia.

Sí que es cierto que a la hora de comprar un secador es una autentica locura, ponerte delante de la estantería y ver tantos modelos diferentes, hace que sea un mundo elegir el secador adecuado si no tienes la información necesaria para ello. Pero se podrían resumir en dos sencillas palabras, convencionales y profesionales.

Lo único que tienes que pensar es que es tu cabello es el que marcará que secador es el ideal para ti. Si tienes un cabello rizado y grueso vas a necesitar un secador con bastante más potencia y caudal de aire, probablemente tendrás que recurrir a un secador profesional, y si tienes un cabello liso y lacio con un secador convencional tendrás suficiente.

El secador profesional tiene más potencia, eso se traduce a un menor tiempo de secado y por lo tanto un menor daño del cabello, aunque nunca olvides protegerlo con algún producto especifico para ello.

El secador que necesitas

Ahora que ya sabes el tipo de secador que necesitas por el tipo de cabello que tienes, ya sabes que secador tienes que elegir. Hay algunas diferencias que vas a encontrar entre los secadores profesionales y convencionales. Cito algunas de las más destacables.

Normalmente la potencia, tanto de los secadores profesionales como convencionales se sitúa entre 2000 y 2400 w, a excepción de los secadores de viaje, algunos de los cuales tienen potencias inferiores a los 2000 w. Estos secadores son simplemente para secar el cabello, sin conseguir grandes resultados, dada su escasa potencia.

Los secadores profesionales cuentan con motor que poseen es AC (corriente alterna). Estos motores se caracterizan por no calentarse durante el uso, además de ser mucho más rápidos en el secado de tu cabello. Son más duraderos que los motores de corriente continua (DC). Esta es la principal característica diferencial con los secadores convencionales.

Hoy en día existen prestaciones muy beneficiosas para tu cabello, para que el calor generado no castigue tu cabello. Por ejemplo, secadores iónicos. Los iones positivos están naturalmente en el cabello y son creados por fricción. Lo que hacen los secadores de pelo iónicos es aportar iones negativos, de manera que se neutralizan los positivos y el cabello queda más relajado, dándole un aspecto suave y brillante y sin electricidad estática.

Este tipo de secadores cuenta con selector de temperatura, imprescindible a la hora de darle bastante uso, porque un calor excesivo puede dañar el pelo, ya sea por estar expuesto constantemente o por recibir mucho calor de golpe. El calor necesario para secar un pelo recién lavado no es el mismo que el necesario para peinarlo estando húmedo, por lo que es preferible un secador que tenga un control de temperaturas capaz de acomodarse a todas estas circunstancias.

El mejor cuidado para tu pelo

El secreto de un buen cabello, sano, con brillo, es llevar una dieta saludable. La alimentación es lo principal.

El cabello está compuesto por la proteína de la queratina y otros minerales como el magnesio, el silicio o el cobre, por lo que para conseguir un pelo fuerte y sano es fundamental mantener una dieta saludable y equilibrada que contenga estos los mismos nutrientes. De nada vale los cuidados específicos si no consumes alimentos como verduras frescas, frutas y cereales, Adopta un estilo de vida saludable, intenta evitar es estrés, tómate tiempo para relajarte y así reducir la tensión.

Además de la alimentación que es la base principal nunca olvides tratar tu cabello como se merece, aquí tienes algunos consejos para mantener tu pelo lleno de brillo y vitalidad.

Utiliza un champú neutro que sea especial para cabellos lisos. Hoy en día vas a encontrar muchos en el mercado. Están compuestos de diferentes tipos de aceites que evitan el encrespamiento y hace mucho más fácil el peinado.

A la hora de nutrirlo es esencial que utilices una mascarilla o acondicionador que aporte nutrición a tu cabello, contra más nutrido y suave más manejable y fácil de peinar, le devolverás a tu pelo la suavidad y brillo que pierde por la exposición a la plancha y el secador. Un consejo útil es aplicarle a las puntas aceite de argán antes de ir a dormir y una vez a la semana aplicarlo de medios a puntas y liar el cabello en papel film transparente. Déjalo las horas que puedas y después lávalo con normalidad.

Momento del secado. Primero hazlo con una toalla. Retira la humedad la con secador hasta dejarlo poco húmedo. A continuación aplica un producto térmico contra el exceso de calor y trabaja con el secador y un cepillo redondo, con éste puedes darle forma al pelo, enrollándolo desde las puntas hacia la raíz.

 

Pues sí, creo que necesitamos cuidarnos, dedicarnos tiempo y reservarnos unos minutos cada día para nosotras, porque tú lo vales.

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies