Tu bebé se merece lo mejor

0

Cuando tu bebé se va haciendo mayor, llegando a su primer año de vida, aumenta su movilidad, mejora la coordinación y ya puede ir cambiando su alimentación. Ya no se trata solo de tomar leche sino de tomar alimentos sólidos y de poder empezar a disfrutar de esa transición.

Se pueden ofrecer otros alimentos complementarios a partir de los 6 meses, aunque si el desarrollo sigue siendo adecuado, tal vez no sea necesario dar otros alimentos hasta los siete o incluso los ocho meses, eso te lo dirá su pediatra.

La leche materna o de fórmula todavía es su principal fuente de nutrición, pero ya puede alimentarse de alimentos más sólidos para poder aguantar más tiempo sin comer. Tu médico te dirá los alimentos que le puedes ofrecer a tu bebé, que se los irás dando en pequeñas cantidades antes de darle otro diferente, así podrás supervisar si hay algún problema de alergias alimentarias o sensibilidades.

La mayoría de los bebés pueden comenzar con cualquier tipo de alimento sólido en forma de puré, pero sin añadir sal ni azúcar. Las papillas de cereales y purés de frutas como plátano, verduras y carne suelen ser las primeras papillas que se ofrecen a los niños ya que no suelen dar alergias.

La comida de tu bebé

A medida que se van haciendo mayores querrán probar nuevos sabores y texturas, su curiosidad por los alimentos aumentará a medida que pasen los días.

Las necesidades de cada niño, así como las funciones y capacidades de su cuerpo, pueden servir de referencia, no sólo para decidir el momento en que se inicia la alimentación complementaria, sino también para marcar el desarrollo de la misma. De esta manera, el niño puede participar en su alimentación de forma activa y divertida para él, se le puede ofrecer algún trozo de plátano para que lo pruebe, pero sin forzarlo, también es muy bueno para su coordinación coger trocitos de pollo o guisante, así estará reforzando su aprendizaje psicomotriz además de probar nuevos alimentos.

Los alimentos que se ofrecen pueden ser alimentos especialmente preparados para el niño o bien los mismos alimentos que toma el resto de la familia pero adaptados a la capacidad del niño. Si además come el niño con los padres en la mesa se estará proporcionando al niño la función socializadora que tiene la comida para el resto de la familia.

No son necesarios alimentos especiales para bebés y algunos de ellos, aparte de ser caros, llevan conservantes, sacarosas etc. Las papillas compuestas por alimentos naturales son muy fáciles de hacer y lo más adecuado para el niño

Lo mejor, un robot de cocina

Cuando son bebés no queda otra opción que cocinar y posteriormente triturar los alimentos. Ese proceso puede durar unos meses hasta que el niño pueda comer alimentos por sí solo. La mejor manera de hacer eso más cómodamente y rápido es teniendo un robot de cocina.

Solo tienes que añadir los alimentos en el vaso, programar en función de tus necesidades y listo. Olvídate de remover, añadir, colar, retirar, triturar…No necesitas estar presente mientras cocina. De hecho puedes programarlo para que empiece cuando tú lo desees y hay modelos que mantiene la temperatura durante largos periodos de tiempo para preservarlo en las mejores condiciones hasta que el bebé lo vaya a consumir. Así siempre es más fácil sacar un rato para ti, para disfrutar de tu hijo o descansar de manera merecida.

Lo mejor de todo a la hora de utilizar un robot de cocina es la limpieza. Ya no tendrás que lavar diferentes utensilios. El robot es fácil de desmontar y limpiar, ya que solo utilizas un único recipiente y suelen ser aptos para el lavavajillas.

 

 

Pues sí, creo que necesitamos cuidarnos, dedicarnos tiempo y reservarnos unos minutos cada día para nosotras, porque tú lo vales.

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies