Acaba con los dolores de espalda

0

El dolor o molestia en la espalda es un problema de salud muy frecuente que generalmente vas a padecer en algún momento de tu vida, suelen aparecer y desaparecer muy frecuentemente. Normalmente no son problemas graves y pueden tratarse desde casa con aplicación de frio o calor y de algún analgésico.

Puede ser debido a movimientos tan sencillos como cuando recoges objetos pesados, o niños pequeños del suelo, cuando conduces y viajas en coche durante muchas horas, o por estar sentado en una silla trabajando o estudiando durante mucho tiempo.

Lo que se puede producir son, contracturas musculares o lesiones de ligamentos. Muchos dolores de espalda se producen porque los músculos o los ligamentos de la espalda no pueden soportar las tensiones, por eso es tan importante tener una espalda fuerte. También por movimientos bruscos.

Otras de las causas más probables por la que tengas dolor de espalda es por el embarazo. Ello se debe, probablemente, a que durante el embarazo se estiran los músculos abdominales y esto aumenta la tensión en los músculos de la espalda. Se suele cambiar la postura de la espalda a sentir un peso mayor en la barriga.

Aplica el calor de forma óptima

Sea cual sea la razón del dolor, este puede encontrar alivio en la aplicación del calor seco. Tonifica los músculos y ayuda a que las fibras se recuperen, además de relajarlos. Sus efectos son antiinflamatorios y analgésicos, aliviarás el dolor pasados unos minutos.

Las mantas o almohadillas eléctricas son la mejor opción, ya que nos olvidamos de estar calentando toallas continuamente que se enfrían con rapidez.

Tienes diferentes tipos de almohadillas o mantas eléctricas. Si padeces de cervicales y dorsales opta por una almohadilla cervical. Es más grande y ocupa prácticamente toda la espalda. Suelen tener diferentes temperaturas para poder elegir la que mejor se adapte a tus preferencias de calor.

Si tu problema es lumbar elige las almohadillas lumbares, más pequeñas. Es una almohadilla rectangular y alargada que se adapta a la zona de los riñones. También con selector de diferentes temperaturas.

Sus diseños ergonómicos y sus materiales contribuyen a que este calor se aplique allí donde sea necesario. Suelen ser lavables, por lo tanto no tendrás problemas para aplicar cremas o aceites en la zona afectada.

Cuida tu espalda en casa

Hay una serie de recomendaciones muy importante para prevenir los dolores de espalda. Aquí hay alguna de ellas:

  • Hacer ejercicios es muy importante, caminar o nadar son deportes muy beneficiosos para mantener la espalda y músculos fuertes y flexibles.
  • Mantener la postura correcta es lo más importante. Evita estar delante del ordenador con la espalda curvada. Elige una buena silla y vas a pasar muchas horas en la misma postura. Es importante intentar situar la pantalla del ordenador justo en frente del cuerpo, la pantalla a la altura de los ojos, los brazos deben formar un ángulo de 90º, manteniendo el antebrazo y mano en línea recta.
  • Mantener un buen peso es primordial para que la espalda no sufra y no tenga presión la columna y los riñones.
  • Primordial un buen colchón y la almohada, son factores clave en la salud de la espalda y deben permitir una buena adaptación a las curvas naturales de la columna. Al comprar una nueva almohada, una persona puede tardar entre uno y 14 días en adaptarse, no te adelantes y la cambies o la regales pensando que no es adecuada para ti, ten pacienca. Un colchón suave y flexible se adapta con más facilidad y mejorará los contornos del cuerpo.

En resumen, prueba las mantas o almohadillas eléctricas, te va a sorprender lo beneficiosas que son para nuestros dolores habituales o lesiones.

No dejes la almohadilla o manta más del tiempo necesario, podrías conseguir el efecto contrario. Las sesiones no debería sobrepasar los 20 minutos.

Si tienes la suerte de no padecer dolores musculares entonces prueba una manta para calentar tu cama o sofá, aunque apetece más en invierno, claro…

El calor resulta relajante e incita al sueño, lo sabías? También se pueden graduar por lo que puedes darle al máximo para calentar y reducirla la temperatura hasta sentirte cómodo. No hay nada mejor que encontrar nuestra temperatura ideal para fundirnos en un sueño relajante y reparador.

 

Pues sí, creo que necesitamos cuidarnos, dedicarnos tiempo y reservarnos unos minutos cada día para nosotras, porque tú lo vales.

Envía un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies